Algunas mujeres lo saben y muchas otras no: los productos de belleza, al igual que la comida y las medicinas, caducan. Lo PRIMORDIAL es leer la fecha de vencimiento del producto, y su fecha de expedición, lo normal es que un producto tenga una vida inferior a 30 meses luego de realizado, cuando no trae ésta información es porque la formulación del mismo es más estable y duradera.

Por otra parte debemos tener cuidado con algunas sustancias que se consideran peligrosas para la piel y con consecuencias a largo plazo. Acá en Happy Beauty te muestro un listado y por precaución, evítalas en la medida de lo posible.

1. Aceites y grasas derivadas del petróleo.

Estas sustancias son derivadas del petróleo y la industria cosmética suele utilizarlas como agentes antibacterianos, además de eso mejoran la textura de las cremas lo cual hace que al colocarlas en la piel tenga una sensación mucho más suave, sin embargo hay que tomar en consideración que su uso resulta a las empresas muy rentables ya que son mucho más económicos y fáciles de obtener, cuando colocas cremas con estos derivados del petróleo, actúan en la misma como si envolvieras tu piel en un plásticos, haciendo que los poros se tapen y bloquean así la respiración de las células, además de eso eliminan la humedad natural de la piel y la llevan a la epidermis, por lo tanto muchas veces la piel suele verse más brillante e hidratada cuando en realidad solo es un efecto óptico pues está secando la piel desde adentro y llevando el agua de la misma hacia la superficie, por lo cual la piel queda totalmente incapacitada para cumplir sus funciones de defensa. Sus denominaciones mas habituales son: aceite mineral (mineral oil), paraffinum, paraffinum liquidum, y Petrolatum.